Probamos las unidades TarDisk: amplía el almacenamiento interno de tu MacBook Pro... pero piensa bien antes de hacerlo

Tardisk11

Da igual cómo lo intentes: cada vez es más difícil ampliar el almacenamiento de un Mac. Antes podías cambiar el disco sin demasiados problemas tanto en los iMac como en los MacBook, pero a medida que los ordenadores han ido evolucionando la tarea se ha ido haciendo más difícil. Al final tiene que encargarse de ello alguien de un servicio técnico autorizado, y ya con los ordenadores más modernos es directamente imposible. El almacenamiento que compres desde el principio es el almacenamiento que vas a tener siempre.

Por eso, los Mac que tienen alguna posibilidad de ampliación han cogido cierto valor añadido. Y algunos fabricantes, conscientes de que hay una fuerte demanda y poca experiencia técnica en el mercado general, se sacan de la manga accesorios para expansión que no requieran el uso de ningún destornillador. Es el caso de las unidades TarDisk.

El doble de gigas, cero bultos adicionales

Tardisk12

Estas pequeñas tarjetas están diseñadas para meterse en las ranuras SD de los MacBook Pro de la generación anterior, pero no son tarjetas SD propiamente dichas. Aprovechan todo lo que puede dar de sí esa ranura de expansión, sumando almacenamiento al disco interno del Mac de forma completamente transparente y sin que eso implique la gestión de una unidad adicional en el sistema. Veámoslo con un ejemplo.

Tardisk

Esto que veis aquí es el estado de mi MacBook Pro, modelo de mediados de 2014 con 128 GB de almacenamiento SSD interno. Lo tengo más o menos lleno hasta la mitad con varios tipos de archivos. Vamos a insertar uno de estos TarDisk, de 128 GB, para aumentar el almacenamiento disponible a 256 GB. Lo primero que nos aparece tras arrancar el asistente de instalación son estas advertencias:

Tardisk3 Se nota que en el MacBook Pro no tengo datos importantes y apenas hago copias de Time Machine, ¿verdad?

Sí, en TarDisk se toman muy en serio lo de tener precauciones. Y la razón por la que lo hacen nos llega en la advertencia antes de instalar la unidad:

Tardisk5 ¡Ojo al dato! Asegúrate bien de lo que estás haciendo.

Efectivamente, los cambios a esto son permanentes. Pasaremos a tener una única unidad con el doble de almacenamiento, pero eso significa sacrificar la ranura de tarjetas SD del MacBook Pro. Desde TarDisk nos explican cómo podemos revertir el proceso pero no nos engañemos: es un manual de instrucciones para formatear el ordenador y restaurar el sistema desde una copia de Time Machine. Por lo tanto, si te estás planteando este tipo de ampliaciones, ten en cuenta que esta ampliación va a ser permanente.

Tardisk13 Normal que las TarDisk estén pensadas para meterse y quedarse dentro del MacBook Pro: la idea es que se queden ahí permanentemente.

Una vez el asistente ha terminado de "generar" la nueva unidad de almacenamiento, podemos apreciar el cambio en el mismo sistema:

Tardisk10 No, no ves doble, TarDisk ha hecho magia.

macOS detecta ahora un Macintosh HD de 256 GB en vez de 128 GB. Fijaos cómo aparece la unidad repetida: el Mac detecta dos unidades, pero la trata como una sola copiada dos veces. Se nota que TarDisk toca algunos componentes del núcleo del sistema para poder hacer esto.

Escoge sabiamente

Tardisk9

La ventaja aquí es que esta ampliación es muy adecuada para los usuarios que no tengan demasiados conocimientos: literalmente "agrandas" el disco, que es en lo que la mayoría de los inexpertos piensan cuando quieren ampliar el almacenamiento de su máquina. Además es una ampliación que estéticamente es correctísima y no implica llevar ningún bulto extra. Instalar y no tocar más.

Como inconveniente tenemos la pérdida de la ranura SD y la permanencia del cambio: una vez lo haces no puedes quitar la tarjeta TarDisk del ordenador y además tienes que formatear si quieres volver al almacenamiento por defecto del ordenador. Por lo tanto, si eres fotógrafo y sueles trabajar con tarjetas SD, mejor no consideres esto. A menos que tengas una lectora de tarjetas SD con la que resolver el problema, claro: entonces no importa.

Pero si tu objetivo es aprovechar algo más la vida de un MacBook antiguo dándole más espacio de disco y con la idea de no tener que tocar esa tarjeta, las TarDisk pueden ser una compra interesante. Lástima que esta idea deje de funcionar con los nuevos MacBook, que ya dejan de tener una ranura SD para depender de una lectora externa.

Las Tarjetas TarDisk se venden desde su web oficial a un precio base de 149 dólares que aumenta dependiendo del almacenamiento que tengas y/o del Mac con el que cuentes. Cuidado: las medidas de las tarjetas cambian incluso con cada tamaño de MacBook Pro. Hay que elegir bien el ordenador que tienes antes de lanzarse a comprar.

En Applesfera | Por fin podemos decirlo: adiós a los 16 GB de almacenamiento en los dispositivos iOS

También te recomendamos

¿Se te acumulan series, pelis y libros que ver y leer? Tú también eres víctima del tsundoku

Análisis Transcend StoreJet 100, disco duro con soporte para caídas de hasta 1,2 metros

Bienvenido a OS X: todo para ser un buen maquero

-
La noticia Probamos las unidades TarDisk: amplía el almacenamiento interno de tu MacBook Pro... pero piensa bien antes de hacerlo fue publicada originalmente en Applesfera por Miguel López .

0 comentarios: