La raqueta inteligente de Rafa Nadal: llevando la telemetría al tenis

Brand Article - Contenido de nuestro espacio de marca

Rafi

En la final del Open de Estambul, el pasado 1 de mayo, el búlgaro Grigor Dimitrov reventó tres raquetas tras verse incapaz de remontar frente al argentino Diego Schwartzman. Hubo un momento muy loco: le preguntó al juez de silla cuántos warnings llevaba (avisos para amonestación). Dos, llevaba dos. Entonces destrozó la tercera raqueta, dándole el punto al rival y cerrando el partido.

Ahora pensemos: ¿qué pasaría si Dimitrov hubiese tenido entre manos una raqueta de 350 euros, inteligente, que te ayuda a calcular al milímetro cada error y fomenta cada mejora mediante estadísticas y comparativas online?

Sí, quizá las hubiese roto igual. Pero hablemos de Nadal.

La raqueta con la que Nadal ganó en los JJOO

En los pasados Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, Rafa Nadal llegó tras una lesión complicada en mitad de temporada y se llevó la medalla de oro en dobles. «Una semana y media antes no sabía si podría ir a Río y horas antes apenas había entrenado», comentaba el jugador mallorquín.

Nadal 2

Rafa lleva desde sus inicios usando raquetas Babolat.

Toni Nadal, el tío de Rafa, compró un modelo de serie en los 90 y se lo regaló a su sobrino cuando apenas era un niño.

En 2004 Eric Babolat, bisnieto de Pierre Babolat, fundador de la empresa allá por 1875 en Lyon, fabricó una raqueta pensando expresamente en él, la AeroPro Drive. Por cierto, su configuración actual se compone de una Play Pure Aero y cordaje RPM Blast.

Al reducir las vibraciones, el modelo AeroPro Drive ayudaba a Nadal a tener un mayor control

Por aquel entonces utilizaban un sistema llamado Cortex System, que filtraba parte de las vibraciones dañinas que tanto mal hacen en la muñeca. Este es uno de los secretos con los que ha conseguido ese toque más agresivo y fuerte en su juego. Se puede decir, en cualquier caso, que el idilio entre las familias Babolat y Nadal viene de lejos.

¿Qué tiene esta raqueta que no tenga la mía?

Raqueta

Como se explica en el vídeo de cabecera, esta raqueta esconde en su interior diferentes dispositivos electromecánicos, comenzando por el grip (empuñadura) y afectando a toda la vara (marco) y el cordaje. En el mango de la raqueta están los sensores principales: un acelerómetro, giroscopio y sensor de vibración piezoeléctrico para indicar con qué punto del cordaje golpeas. En otras palabras, hace un análisis virtual y localiza la posición del impacto.

Esta raqueta registra en su memoria los datos de 257 millones de golpes

La memoria de las Babolat graba hasta 150 horas y la batería tiene una duración de 6 horas de juego. Esto se traduce en 257 millones de golpes registrados y analizados por el cerebro de cada raqueta.

El tipo de golpe, la presión de la pegada, el índice de inclinación de la raqueta, el topspin —el “efecto”, basado en el efecto Magnus, según el cual la rotación de un objeto afecta a la trayectoria del mismo— el impacto de la pelota, la fuerza y velocidad del saque… estas raquetas son puro Siglo XXI. Hacen un análisis inteligente del tiempo jugado de manera efectiva, coteja y compara estadísticas y numera los golpes según su taxonomía: directos, reverses, servicios, machaques, etcétera.

El Big Data sobre la pista

Raquetas

Hasta hace bien poco, el análisis tecnológico se reducía a un posicionamiento GPS de la bola y a sensores colocados sobre la pista y en el propio poste. Pero los tiempos cambian y con ello los microreceptores en la ropa y las raquetas. Todo para convertir al tenis en un deporte de cifras, donde todo se puede cuantificar y comparar. Y si no que le pregunten al baloncesto y ese gran cerebro del análisis de datos que es SAP.

«Que los jugadores sepan más sobre su juego y puedan mejorarlo» — Babolat

¿Y para qué tanto análisis? Pues para mejorar, como está pasando con el Big Data y el fútbol. Mejora el jugador conociendo sus cifras, mejora el entrenamiento al recibir una serie de consejos personalizados. Ya lo dice Alexander Israel, Jefe de Producto de Babolat, en el vídeo de cabecera: «que los jugadores sepan más sobre su juego y puedan mejorarlo». Cada número estimando, por ejemplo, el porcentaje de acierto de la mano buena o exponiendo el saque malo, son fundamentales para medrar.

Babolat se apoya en tres pilares: la raqueta, una muñequera inteligente —el wearable estrella, ya que manda información en tiempo real— y Babolat Play, una app móvil donde descargar las estadísticas que acumula la raqueta, sincronizado vía bluetooth.

Conectado con tu entrenador

Sistema Babolat 1

Por un lado, la aplicación dispone de una sección para medir el PULSE de cada jugador —un valor de equilibrio óptimo basado en tres parámetros: técnica, resistencia y fuerza—, con charts sobre la clasificación mundial, la clasificación por edades, los charts de puntos y la clasificación por países.

Reforzar el trabajo en equipo: jugador y entrenador comunicados en cualquier parte

Por otro, estos datos pueden ser revisados por el entrenador para cambiar la técnica de trabajo. Que tu técnico salga de viajar a la otra punta del mundo y aún así pueda revisar tu saque y regañarte por no trabajar el revés. O que un tenista en Barcelona pueda pedirle a un entrenador en Pekín que eche un vistazo a sus cifras y preguntarle sobre consejos y formas de mejorar

Este all connected es sólo la punta del iceberg. Como decíamos respecto al básket, si la televisión, el propio público —mediante app móvil— y las páginas webs especializadas pueden obtener información de primera mano, pueden establecer una comparación más fidedigna en torno al juego. Sistema Babolat 2

¿Son aburridos los comentaristas? Quizá es porque no sabemos todo eso que está pasando dentro de la pista y, desde afuera, apenas vemos un ir y venir de raquetazos sin concierto.

Los fabricantes, por su parte, también obtiene de esto una información jugosa: «podemos saber lo que ocurre en su interior y esto les viene bien a los fabricantes para, a su vez, mejorar la calidad de los materiales: las cuerdas, el equilibrio, el tamaño de la raqueta, etc». Un tenis más matemático nos llevaría a un tenis optimizado, más inteligente.

Una larga dinastía de raquetas con éxitos

Bjorn Borg, Yannick Noah, Pete Sampras, Andy Roddick o Na Li, ganadora de Roland Garros en 2011, han sido o son usuarios de raquetas Babolat. Con la AeroPro Drive, Nadal ganó su primer torneo de Roland Garros en 2005. En 1998, Carlos Moya ganó Roland Garros con una Babolat.

Tal es la reputación de estas raquetas que en 2012 el francés Nicolas Mahut dijo con tono amenazante que Nadal no podría ganar con, por ejemplo, la raqueta de Roger Federer, quien por aquel entonces usaba una Wilson Pro Staff. 6.1.90 BLX.

¿Qué dice el propio Nadal de Babolat?

"Siento que mi raqueta me da lo que necesito para mi forma de jugar. Llevo jugando con Babolat desde los 10 u 11 años, ya no recuerdo", Nadal

Algunos lectores seguro recordarán aquél vídeo donde el balear se entrevistaba a sí mismo y desvelaba claves como el uso y potenciación de sus raquetas.

En 2014 declaró para los periodistas del Roland Garros: «conozco mi raqueta desde hace muuuucho tiempo. Eso es lo mejor que puedo decir de ella, y esa es la razón por la que juego con ella. Siento que mi raqueta me da lo que necesito para mi forma de jugar. Llevo jugando con Babolat desde los 10 u 11 años, ya no recuerdo. Son una gran compañía en el mundo del tenis y tengo una gran relación con ellos».

Y tú, ¿podrías usar la raqueta como Nadal?

En tierra batida, los primeros saques de Nadal nunca bajan de los 180 km/h, incluso llega a 203 km/h. Esta es una de las formas por las que obtiene muchos puntos

Es evidente que una buena raqueta debe estar en buenas manos. Pero la raqueta para el tenista es como el coche para el piloto de F1: su elemento primordial. Nadal suele mantener su saque por encima del 59% de acierto.

En tierra batida, sus primeros saques nunca bajan de los 180 km/h, llegando eventualmente a unos portentosos 203 km/h. Esta es una de las formas por las que obtiene muchos puntos. En un buen partido, sus puntos tras el primer saque ascienden hasta el 70%.

Nuestro tenista más internacional es, sin duda, una máquina para las cifras. Y, contra lo que suelen decir por ahí, nunca se le ha visto romper una raqueta en pista. De las 5 o 6 que lleva en la bolsa, todas vuelven indemnes a su punto de control, listas para volcar sus estadísticas con las que mejorar el siguiente partido.

[[DISCLAIMER: Contenido ofrecido por Vodafone One]]

También te recomendamos

¿Hay alguna función en la que los smartphones son mejores que las cámaras réflex?

Cómo detectar si una ganga es una falsificación

Voy a montar mi primera empresa, ¿cuánto dinero necesito?

-
La noticia La raqueta inteligente de Rafa Nadal: llevando la telemetría al tenis fue publicada originalmente en Xataka por Vodafone One .

0 comentarios: