Perú en vilo: a dos días de la elección aún no hay ganador presidencial

Ha sido la elección presidencial más peleada de la historia reciente de Perú. Tan peleada que la votación fue el domingo y aún nadie ha salido a festejar. Globos, banderas y cánticos aguardan su momento. Y mientras sigue el recuento, menos del 1% de los votos separan al economista Pedro Pablo Kuczynski (PPK) de la exfavorita Keiko Fujimori.

El portal de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) es hoy el sitio web más visitado del país, ya que tiene las últimas cifras del conteo de votos: hasta la noche del lunes, con el 94% de los votos escrutados, la ventaja a favor de Kuczynski era de 50.27% contra 49.72% de Keiko, es decir, una diferencia de 90,904 votos.

Faltan sobre todo los votos del “Perú profundo”, es decir de zonas alejadas de la sierra y la selva, desde donde deben llegar las actas.

Todo indica que de todos modos será Kuczynski quien asuma la Presidencia el 28 de julio por los próximos cinco años, como sucesor de Ollanta Humala.

“En términos técnicos es poco probable, no imposible, pero poco probable” que Keiko revierta la tendencia favorable a su rival, dijo el analista Juan Carlos Requena, de la consultora Ipsos.

Lo que nadie cree probable ni posible es que el hermano de Keiko, que estuvo con ella en un desayuno ante las cámaras de televisión, sonriente como todos en la foto familiar, no haya ido a votar. Ni por ella ni por nadie. Hasta ayer se seguían preguntando qué hizo que Kenji nunca llegara a sufragar.

Otro integrante del clan Fujimori, nada menos que el patriarca, Alberto Fujimori, recibió los resultados en la cárcel donde cumple una condena de 25 años por delitos de lesa humanidad.

“En el flash electoral (con los primeros resultados) estuvo muy tranquilo. Su primera reacción fue anotar el resultado de las encuestas”, dijo su abogado. Y contó que no dejaba de hacer sumas y restas en una libreta. Anotaba las regiones en las que había ganado su hija y en las que perdió. Por varios minutos estuvo en silencio.

Como Fujimori padre, todo el país seguía sacando cuentas, con lápiz, calculadora o mentalmente. Por las dudas, y a pesar de que la sensación general era de victoria de PPK, ninguno de los contendientes se atribuyó la victoria ni reconoció la derrota.

El único de las filas de Fuerza Popular, el partido de Keiko, que admitió implícitamente la derrota fue el congresista Héctor Becerril, asociado al ala dura del partido, para quien “el sueño del fujimorismo no ha terminado, simplemente se pospone”.

“Queremos reiterar, esperar con calma y prudencia los mayores avances de resultados oficiales”, decía entretanto el jefe del ONPE, Mariano Cucho, rodeado, acosado y aturdido por los medios, que lo bombardeaban cada vez que asomaba el cuello a la vereda de la sede electoral.

El funcionario aseguró, buscando un poco de aire, que las autoridades tendrían los resultados totales el jueves o viernes.

De un total de:

77,307 actas electorales, la ONPE tiene un 2.09% de actas por procesar y un 1.6% han sido observadas y enviadas a los jurados electorales especiales.

0 comentarios: