Una casa y un coche que han sido impresos en 3D y saben cómo compartir su energía: AMIE

23818526264 599cce65b9 K 932x621

En las imágenes veis un vehículo y un pequeño edificio, parece que no hay demasiado misterio en ellos, pero ambos están construidos utilizando la última tecnología de impresión 3D. El proyecto que los engloba se llama AMIE, y no solo nos enseña sus avances en impresión, también propone una casa que alimenta de energía al vehículo, y viceversa.

Los dos elementos pueden almacenar energía y compartirla con el otro, pero tenemos a la ‘casa’ como generador principal, ya que la zona superior está cubierta de paneles solares. El diseño alargado de AMIE 1.0 - Additive Manufacturing Integrated Energy Structure - es particular, con una vista lateral que se asemeja a las branquias de un pez.

AIME es una de la estructuras más grandes en las que se emplea fibra de carbono impresa

El principal reto en el diseño de la casa tiene que ver con la debilidad de las estructuras 3D, por lo que decidieron utilizar piezas hechas con fibra de carbono - impresas -, que a su vez se refuerzan con plástico y varillas de acero.

La estructura principal se va montando con unos módulos en forma de anillo - cuadrado -, que casan como un puzzle y se pueden extender con facilidad. Creo que queda más claro con el siguiente gráfico animado:


Compartiendo la energía

La casa tira de energía solar para darle vida a luces, frigorífico o estufa, pero el coche cuenta con un sistema híbrido: batería y gasolina. La gracia está en la carga por inducción que poseen ambos elementos, y que empieza a funcionar cuando el vehículo estaciona en la zona habilitada.

Os preguntaréis quién determina cómo se pasa la energía de un elemento a otro. Pues hay un ordenador en la casa que está ejecutando un algoritmo dedicado a esos menesteres: si la casa necesita electricidad, se la roba al coche, o viceversa. El sistema tiene en cuenta incluso el tiempo meteorológico para almacenar energía.


El proyecto pone sobre la mesa nuevas ideas en métodos de fabricación, en los que se tiene en cuenta el funcionamiento energético del habitáculo, al mismo tiempo que se intenta que los residuos sean mínimos.

AMIE es el resultado de una colaboración del departamento de energía de Estados Unidos, concretamente el laboratorio Oak Ridge National Laboratory, la Universidad de Arquitectura de Tennessee, y la empresa de diseño y arquitectura Skidmore, Owings & Merrill.

Comentar que ya están trabajando en AMIE 2.0, una idea similar pero con el reto de colocar casa y coche en núcleos importantes, con alta densidad de población. En la web oficial hay vídeos y timelapses que nos ayudan a entender mejor lo que es AIME, a continuación algunas imágenes del proyecto actual:

24151104090 F6c45f0bfd K 932x621
21656901766 A7dff4d2d7 K 932x621
21700617872 8003a094d9 K 932x524
21012639043 A4305affbd K E1456436261250 932x675

Más información AIME | Wired

También te recomendamos

Mattel y Autodesk han creado una impresora 3D para los más pequeños: ThingMaker 3D

Robit es un encantador robot que será un gran asistente para toda la familia

Los mejores trucos y apps para ecualizar el audio de tu ordenador y que suene perfecto

-
La noticia Una casa y un coche que han sido impresos en 3D y saben cómo compartir su energía: AMIE fue publicada originalmente en Xataka por Kote Puerto .










0 comentarios: