¿Te gusta lo retro? Estos son los sitios donde tienes que ir

Arcade1

Este es un artículo dedicado a los cuarentones. Aquellos que tuvieron la inmensa fortuna de disfrutar de aquella época mágica en la que las máquinas recreativas, las monedas de cinco duros y los ordenadores de 8 bits eran el centro de nuestro universo del entretenimiento.

Aquella época dorada acabó, pero la nostalgia es una poderosa aliada. Sobre todo cuando uno tiene herramientas y recursos que permiten que parte de las sensaciones vuelvan. Si te gusta lo retro y quieres hacer un viaje físico al pasado y volver a disfrutar de aquella magia, estás de suerte. Puedes hacerlo. Y sin necesidad de ningún DeLorean.

Los bares con recreativas están de moda en Estados Unidos

Puede que las recreativas hayan muerto y puede que las empresas que eran legendarias en ese ámbito hayan cambiado de tercio. SNK, una de ellas, anunciaba estos días cómo iba a abandonar su actual negocio de tragaperras para centrarse en videojuegos para consolas y móviles.

Barcade2

Otras cayeron o se transformaron también, pero sus recreativas no desaparecieron del todo. El coleccionismo y la afición a la electrónica han hecho que muchas de aquellas máquinas hayan sido restauradas y sigan siendo disfrutadas por sus propietarios, pero algunos de ellos han ido más allá y han creado un nuevo concepto: uno que mezcla los bares tradicionales con los salones de recreativas.

La idea ha cuajado en Estados Unidos, donde la combinación de recreativas y cerveza funciona. La generación X, los nacidos entre los primeros 60 y los primeros 80, es la clara candidata a convertirse en clientela de unos bares que permiten algo curioso. Como explicaban en un amplio reportaje en Bloomberg publicado en abril,

La ubicuidad de estos lugares va más allá de la simple nostalgia. La gente pasa la vida aislada y mirando a una pantalla. La solución natural es buscar sitios en los que también puedan estar mirando a una pantalla, pero hacerlo con amigos que compiten en melés de cuatro jugadores.

La idea parece estar funcionando, y más y más bares de este tipo están abriéndose en diversas ciudades norteamericanas donde, como dice uno de los propietarios de este tipo de establecimientos, la gente "agradece tener otro estímulo para ir al bar además del de beber tanto como les sea posible".

La gestión de esos locales no es sencilla, sobre todo por el hecho de que esas máquinas suelen necesitar un mantenimiento especialmente exigente y delicado. Muchos componentes no se fabrican ya, y algunos propietarios acuden a mejoras "modernas" como joysticks y pantallas planas que son comunes en nuestros días pero que eran inimaginables en aquella época. Eso, para algunos, es una herejía. Como lo de hacer uso de las "multicades", las máquinas recreativas que hacen uso de emuladores para integrar decenas -incluso cientos- de videojuegos en una sola máquina.

Revisitando el pasado: muchas alternativas

Para entender mejor el fenómeno retro pudimos hablar con Juan Carlos Caballero (@Adonías8bits) y con Jaime González (conocido como alt o deepfb en algunos foros), ambos con muchas tablas en todo lo relacionado con la retroinformática.

Amstrad

Juan Carlos, por ejemplo, es redactor jefe en Retro Gamer y ha dirigido el festival RetroMadrid, además dirigir ahora la tienda Emere en Guadalajara en la que la apuesta por lo retro es notable. Por su parte Jaime González fue redactor de Retro Gamer y además de colaborar con el blog "retro" de GAME forma parte del Grupo de Usuarios de Amstrad.

Fue con Jaime no obstante con quien tuvimos la oportunidad de comentar más en detalle todo lo relacionado con un segmento que parece haber madurado con muy buena salud. Tanto que las alternativas son numerosas, y van desde los sencillos emuladores -como indicaba Jaime, "algunos [como los del C64] no son capaces de replicar la experiencia del juego de forma perfecta- hasta el uso de aquellos ordenadores originales, pasando por los 'emuladores por hardware'".

Este tipo de soluciones, nos decía, son igualmente variadas: el ZX-Uno y el ZX Spectrum Vega para el Spectrum, el C64DTV para el Commodore 64 y el notable MIST para el Amiga, aunque también emula otras muchas plataformas como Atari ST, C64, Spectrum, Atari 8 bits, Sega Master System o NES, entre otros.

Estos emuladores hardware se basan en un FPGA, un circuito integrado programable "que utiliza una descripción de cada uno de los componentes, de los circuitos integrados que hay en la placa de los sistemas que emula y que los reproduce y los conecta entre sí tal y como estaban dispuestos originalmente".

Pero claro, para los puristas lo ideal es contar con las máquinas originales, que es posible encontrar de diversas formas pero que tienen algunas pegas, como su elevado precio "que además es creciente", nos indicaba Jaime, y "que requieren un mantenimiento, porque algunos de sus componentes tienen fecha de caducidad -como los condensadores electrolíticos- y es necesario sustituirlos si queremos tener el aparato funcional".

¿Dónde acudir si queremos disfrutar de lo retro?

No todos tenemos el tiempo o recursos para acceder a esas posibilidades, pero sí gustamos de revivir aquellos momentos visitando ferias, exposiciones o establecimientos en los que es posible disfrutar de esos modelos antiguos. Aquí Jaime nos recomendaba aprovechar nuestros viajes fuera de España para echar un vistazo a algunos museos especialmente llamativos.

Computerspiele Fuente: Wikipedia

"En el extranjero, me encanta el Computerspiele Museum de Berlín: no es muy grande y se recorre en una mañana tranquilamente, pero tiene algunas exposiciones temporales temáticas y una buena selección de ordenadores, consolas y máquinas recreativas", nos decía, y añadía que a nivel técnico hay varias universidades y museos de ciencias que disponen de algunas máquinas más relacionadas con el principio de la informática que con el segmento de los videojuegos en sí.

Es el caso del Deutsches Technikmuseum de Berlín o del Science Museum de Londres, "que tiene una pequeña selección de microordenadores, además de joyas como la máquina diferencial de Babbage, el Pegasus o un fabuloso Cray-1", pero aquí hace mención especial a la joya de la corona: "la visita obligada para los friquis de la retroinformática que van al Reino Unido es el National Museum of Computing de Bletchley Park.

En nuestro país hay minimuseos en muchas facultades de informática, apuntaba también, y destacaba por ejemplo la que más conocía, la de la Universidad Complutense, "que tiene algunos de los primeros mainframes que llegaron a España". Aquí debo hacer mención personal a mi alma máter, la Facultad de Informática de la Universidad Politécnica de Madrid, en la que también es posible encontrar el Museo Histórico de la Informática, que eso sí, necesitaría que alguien mimase su sitio web oficial.

Otra opción son como nos comentaba Jaime las ferias de retroinformática o juegos clásicos "que proliferan por toda Europa". En nuestro país este tipo de eventos "han partido sobre todo de la iniciativa de asociaciones de aficionados como RetroAcción, Vintagenarios, AUIC, AUMAP, La Cima de los Vientos, o de un grupo aleatorio de amigos que se han liado la manta a la cabeza, han conseguido un local y han invitado a más amigos".

Ese es por ejemplo el caso de José Liarte, que hace meses comenzó a "repescar viejas máquinas recreativas de aquí y de allá" y que pronto se encontró con más de 50 máquinas que acabaron provocando la creación de la Asociación Cultural Arcade Vintage. Liarte contaba su experiencia recientemente en El Confidencial, y explicaba cómo la idea no era la de convertir esa afición en un negocio -"tendría que ser una dedicación a tiempo completo y yo tengo un trabajo", afirmaba-. Ahora él y esta asociación organizan eventos en los que dan la oportunidad a los usuarios de revisitar ese pasado mágico de las recreativas en su local de Petrer, Alicante, pero no parece que de momento tengan pensado ir más allá en el futuro.

Además de este tipo de encuentros, nos seguía comentando Jaime, "hay tiendas que son auténticos museos, como Tecvia o Chollo Games, en Madrid, o PLAY Games and Cards en Barcelona, con sus muestrarios de chismes curiosos metidos en vitrinas. Algunos son demasiado caros como para comprarlos, pero siempre te queda la posibilidad de ir a echar el rato a la tienda y disfrutar viéndolos".

Y si quiero ir más allá, ¿por dónde empiezo?

Los aficionados a la retroinformática suelen dar esos primeros pasos con el uso de emuladores software convencionales, pero lo normal es que esa afición se entremezcle con el coleccionismo. Si queréis encontrar equipos y máquinas antiguas, hay nuevamente diversas alternativas a las que acudir.

Amiga 1200

Una de las más claras es acudir ato servicios de subastas o anuncios clasificados como eBay, Price Minister o Yahoo Auctions, pero como nos señalaba este experto también están "las que funcionan sólo dentro de un país concreto, como Allegro/Aukro, Vatera, Todocoleccion o Segunda Mano".

La alternativa a esos servicios generalistas son los "portales especializados, como Retroclasificados, Hard2mano o SellMyRetro, amén de las secciones de compraventa de foros como Aminet, Zona de Pruebas, Va de Retro, Vintagenarios o KLOV, por poner algunos ejemplos". Jaime también nos hablaba de cómo suele ser posible comprar en algunas ferias en los puestos de venta, y es posible "ver antes de comprar" si uno se acercaba a "tiendas físicas como Tecvia, PLAY, Chollo Games, Omega Center o Emere".

Esta afición al coleccionismo podría hacer pensar que quizás hay colecciones públicas, pero no es así, nos confirmaba Jaime. "Hay unas cuantas privadas, pero ninguna es visitable a no ser que conozcas a su dueño". Aún así este experto en retroinformática dejaba algo claro:

[La retroinformática] puede ser una afición cara si no se tiene paciencia. Los mejores atributos que debe tener un aficionado a la retroinformática son paciencia y espacio donde colocar sus chismes, más que dinero.

De hecho, le preguntábamos a Jaime por las asociaciones de retroinformática y si había alguna que se situase como referente en nuestro país. Él no recomendaba ninguna en particular porque, nos decía, "hay un montón y todas son fácilmente encontrables por internet: es cuestión de dar con una en la que te sientas cómodo y con cuyos integrantes te lleves bien y compartas puntos de vista".

Dejando la nostalgia en su sitio

Para este experto en retroinformática, no obstante, había que poner barreras a la nostalgia. Concluíamos nuestra entrevista con una pregunta casi obligada, "¿cualquier tiempo pasado fue mejor?", a lo que nos dio una respuesta contundente:

Retroarcade1

En absoluto, todo lo contrario: el futuro siempre va a ser mejor, por lo menos hasta que un cometa se estampe contra la Tierra, o el Sol nos engulla. El pasado debe quedarse donde está, la nostalgia es un lastre, los juegos y los sistemas antiguos deben reivindicarse por lo que son, por su valor intrínseco, porque son divertidos y se disfruta usándolos, no por el recuerdo que tengamos de ellos asociado a los bocatas de nocilla o los dibujos animados de después del cole.

La nostalgia aburre, sólo engendra aficiones pasajeras e ilusiones efímeras, lo que tardamos en paladear un recuerdo, y eso no lleva a crear un grupo sólido de usuarios o aficionados que de verdad investiguen, reparen o desarrollen cosas nuevas.

Chapeau, Jaime. Chapeau.

En Xataka | ¿Tienes cinco duros? La época dorada de los salones recreativos y arcades

También te recomendamos

Citas para el mes de Enero

¿Y si la Estrella de la Muerte fuese la ciudad inteligente del futuro?

Retrogaming, entre la nostalgia y el orgullo jugón

-
La noticia ¿Te gusta lo retro? Estos son los sitios donde tienes que ir fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .










0 comentarios: