¿Es realmente perjudicial ingerir leche en la edad adulta?

¿Es realmente perjudicial ingerir leche en la edad adulta?

Los beneficios de la leche han estado en entredicho durante los últimos años. Pero, ¿están en lo cierto esos estudios que siembran la duda?

La leche es uno de los elementos base de cualquier dieta estándar. De hecho, un gran número de los platos que ingerimos a diario contienen leche en mayor o menor medida. Y es que la leche, desde el momento en el que nacemos, se establece como un elemento base de nuestra alimentación (como mamíferos que somos).

No obstante, esa alta ingesta de leche una vez abandonamos el periodo de lactancia está siendo puesta en entredicho por diversos expertos en la materia, los cuales proclaman no solo la independencia del ser humano de los productos lácteos sino también los efectos perjudiciales de este conjunto en el funcionamiento de nuestro cuerpo.

¿Quién está en lo cierto sobre los prejuicios de la leche?

La respuesta a esta pregunta difícil es de hallar, diría el gran maestro Yoda. Tras contrastar diversos estudios y opiniones, lo único claro que he podido extraer es que no existe una evidencia científica que demuestre el efecto negativo de la leche en el ser humano. Existen estudios estadísticos (que no científicos) y opiniones muy variadas, pero nadie ha llegado a formular una teoría que certifique, de forma empírica, los perjuicios de la ingesta de leche en edades avanzadas.

consumo de leche

Valentyn Volkov - Shutterstock

Algunos estudios, como por ejemplo el realizado por The BMJ (The British Medical Journal) demuestran un impacto negativo de la leche en los seres humanos. Concretamente, el estudio tomó dos grupos de personas suecas: un grupo de 45.339 hombres (entre 45 y 79 años) y un grupo de 61.433 mujeres (entre 39 y 74 años). Les realizaron diversos cuestionarios sobre su alimentación y, concretamente, sobre la ingesta de leche diaria de los mismos. También realizaron un seguimiento médico durante 20.1 años en el caso de las mujeres y durante 11.2 años en el caso de los hombres. Los resultados del estudio arrojaron las siguientes cifras:

  • Mujeres. De las 61.433 mujeres iniciales, 15.541 murieron durante los 20.1 años que duró el estudio. 17.252 tuvieron alguna fractura ósea, de las cuales 4.259 fueron de cadera. El ratio de mortalidad aumenta de 1 (personas que toman menos de un vaso de leche al día) a 1.21 (personas que toman entre uno y dos vasos de leche). En el caso de las personas que toman entre dos y tres vasos de leche, el ratio de mortalidad es de 1.60, mientras que en el de las personas que ingieren más de tres vasos de leche, el ratio sube hasta 1.93.

  • Hombres. De los 45.339 hombres que iniciaron el estudio, 10.112 murieron durante los 11.2 años que duró el estudio. 5.066 tuvieron una fractura ósea, de los cuales 1.166 fueron de cadera. El ratio de mortalidad pasa de 1 (personas que toman menos de un vaso de leche al día) a 0.99 (personas que toman entre uno y dos vasos de leche). En el caso de las personas que toman entre dos y tres vasos de leche, el ratio de mortalidad es de 1.05, mientras que en el de las personas que ingieren más de tres vasos de leche, el ratio sube hasta 1.10. Menor impacto que en las mujeres.

Perjucios leche

perjudicial leche

Como ven, las cifras que arroja el estudio demuestran un incremento en el riesgo de mortalidad (por cáncer y disfunción cardiovascular) conforme mayor es el consumo de leche. En las mujeres, especialmente, ese incremento es mayor que en los hombres, donde la variación es mínima. De la misma forma, refleja unos niveles más altos de estrés oxidativo en ambos sexos e invalida la recomendación de ingerir leche para prevenir fracturas.

No obstante, antes de tomar este estudio como verdad absoluta, debemos observar cuatro puntos:

  • El grupo de personas. Se trata de un grupo de personas muy concreto (suecos), algo que no representa la totalidad mundial, pues la adaptación a la leche varía ampliamente en función de la región. Por ejemplo, los habitantes del continente africano muestran un mayor rechazo a la leche y sus derivados que los españoles (donde casi toda la población es tolerantes a la lactosa). Y es que en el pasado, la leche fuera del periodo de lactancia resultaba peligrosa para el ser humano, hasta que hace unos 7.500 años comenzamos a generar la enzima de la lactasa que nos permitía ingerir leche en edades más avanzadas sin ningún tipo de inconveniente. Actualmente, alrededor del 35% de la población mundial ya es tolerante a la lactosa.

  • Es un estudio estadístico. Las estadísticas parecen reflejar claramente que la leche es perjudicial para el ser humano. Pero, ¿existe un estudio científico que demuestre la influencia negativa de la leche en el desarrollo de una persona? No claramente. Así pues, estos datos deben ser tomados con pinzas.

  • Variedad de casos. Aunque parece existir una relación entre la muerte/fracturas con la ingesta de leche, también deben ser considerados otros aspectos que influyentes relacionados con las condiciones de vida de esas personas. Algunos de esas variables han sido tenidas en cuenta; otras, en cambio, no.

  • Procedencia de la leche. Otro de los aspectos que probablemente no se han tenido en cuenta son los “agregados” de la leche que ingerían estos pacientes y que, probablemente, influyan de forma negativa. De la misma forma, tampoco se han tenido en cuenta las variaciones que sufre la alimentación de las vacas y las propiedades que presenta cada tipo de leche ingerida por cada una de esas personas.

Así pues, aunque el estudio estadístico refleja una relación entre la ingesta de leche (no así otros productos fabricados con leche fermentada) y el aumento de la tasa de mortalidad, las fracturas y los niveles de estrés oxidativo, resulta imposible afirmar rotundamente el impacto negativo de la leche en la dieta diaria.

consumo de leche

Symbiot - Shutterstock

Lo único claro que podemos extraer de este y de otros estudios es que los supuestos perjuicios de la ingesta frecuente de leche deben ser estudiados más profundamente hasta hallar una evidencia científica y estadística que alumbre por completo estas acusaciones.

Mientras se demuestre lo contrario, la ingesta de leche debería seguir siendo algo común —con moderación y control, como todo— siempre y cuando no se identifiquen alergias o intolerancias a la lactosa. No obstante, en caso de que no desee seguir este supuesto riesgo, siempre podrá suplir las propiedades de la leche con otros elementos basados en leche fermentada (los cuales no influyen tan negativamente según las estadísticas) o incluso con elementos que se alejen de la leche (como legumbres o frutas). Eso sí, tanto el calcio como las vitaminas (A, D y B principalmente) deben estar presentes en la dieta para un buen funcionamiento del cuerpo humano.

0 comentarios: