El tímido científico que calculaba corrientes eléctricas en base al dolor que sufría

El tímido científico que calculaba corrientes eléctricas en base al dolor que sufría

Solo llegó a tener un amor: la ciencia.

La imagen que ven arriba corresponde a un amperímetro. Un amperímetro, para quienes carezcan de nociones en el ámbito de la electricidad, es un elemento que permite medir la intensidad de corriente eléctrica que atraviesa un determinado objeto. Se trata de un instrumento básico en cualquier laboratorio que se precie.

Pero, por muy sencillo y común que nos pueda parecer ahora, en el siglo XXI, la realidad es que el amperímetro es un elemento relativamente reciente. Su invención se adjudica a Jacques-Arsène d’Arsonval, un científico que vivió desde la mitad del siglo XIX hasta los años cuarenta. Para dar algo de contexto, los primeros pasos firmes con la electricidad se dieron en el siglo XVII –anteriormente sí se conocía la electricidad como tal, pero no dejaba de ser un mundo misterioso–. Unos trescientos años de diferencia.

Los primeros estudios sobre la electricidad corresponden al siglo XVIIConsiderando pues la proximidad temporal de los amperímetros, la pregunta que inevitablemente surge es: ¿cómo se estudiaba la electricidad antes de su invención? ¿Cómo medían las magnitudes básicas en las corrientes eléctricas? ¿Qué pasos daban los científicos de la época?

Responder a esa pregunta es, en realidad, muy complejo. La electricidad era un mundo nuevo, misterioso e incluso temido. No existían patrones comunes entre los diversos científicos que se interesaron por ella. Cada uno utilizaba su propio ingenio para obtener las conclusiones más certeras posibles. Desde experimentar con metales hasta utilizar seres vivos como base de trabajo. No existía un patrón común.

Henry Cavendish

Retrato de Henry Cavendish.

No obstante, de todos ellos vale la pena destacar un caso muy peculiar y, en cierto modo, admirable. Hablo, como ya se anticipa en el título, de un tímido científico inglés que medía la intensidad de la corriente eléctrica en base al dolor que sufría cuando se sometía a ella. Su nombre es Henry Cavendish.

Henry Cavendish nació un 10 de octubre de 1731 en Niza. Su familia pertenecía a la nobleza inglesa, lo que le permitió ahondar en los estudios científicos sin mayor dificultad. Llegó a entrar en la Universidad de Cambridge, aunque no llegó a graduarse en los cuatro años que permaneció en aquella institución.

Sobre su carácter, Cavendish siempre fue conocido por su timidez. Todos le adjetivaban como una persona solitaria, reservada, tímida y, en cierto modo, poco sociable. No tuvo descendientes ni llegó a casarse –de hecho, odiaba a las mujeres–. Muchos asocian este comportamiento a un posible caso de Síndrome de Asperger, el cual se caracteriza por dificultar las relaciones sociales.

Su caracter tímido y reservado le acabaría restando reconocimientoA pesar de pertenecer a la nobleza y de adjudicarse 1.200.000 libras esterlinas como consecuencia de una herencia, su vida careció de excesivos lujos. Su mente vivía por y para la investigación científica, llegando a sufrir incluso dolor físico por alcanzar nuevos descubrimientos. De hecho, era un habitual en las sesiones semanales de la prestigiosa Royal Society de Londres, en la que ingresó como miembro en 1803.

Su vida llegó a su fin un día de febrero de 1810, en Londres. Pero su legado, en cambio, acompañará a la humanidad hasta el fin de nuestros días.

El legado de Henry Cavendish

Henry Cavendish

Balanza de torsión de Henry Cavendish. Le permitió hallar la constante de gravitación universal y la densidad de la Tierra.

Como muchos otros científicos de la época, Henry Cavendish no se centró en un único campo dentro de la ciencia. Investigó tanto en el ámbito de la química como en el de la física y la electricidad, logrando destacadas hazañas en todas ellas.

  • Descubrimiento y aislamiento del hidrógeno. Como parte de sus experimentos con gases, ácidos y metales, Henry Cavendish logró descubrir y aislar el hidrógeno, uno de los elementos más esenciales de la tabla periódica. Asimismo, Henry Cavendish descubrió que el hidrógeno era el más ligero de todos los gases.

  • Descubrimiento del agua. Continuando sus experimentos con los gases y el hidrógeno, Henry Cavendish llegó a descubrir la composición del agua natural (H2O). Su experimento consistió en quemar hidrógeno dentro de un recipiente, lo que provocaba la aparición de partículas de agua en la superficie del mismo. Esto demostró que el agua, en realidad, era una sustancia compuesta por dos elementos (oxígeno e hidrógeno).
    Henry Cavendish fue un científico polifacético: química, física y electricidad llenaban su mente

  • Densidad de la tierra. En su libro ”Experiences to determine the density of the Earth”, Henry Cavendish detalla el experimento que le llevó a determinar la densidad de la Tierra como 5,45 veces mayor que la del agua. Dicho experimento consistía en cuatro elementos de plomo (de diferentes masas) situados estratégicamente en una balanza de torsión.

  • Constante de gravitación universal. En el proceso que le llevó a alcanzar el valor de la densidad de la Tierra, Henry Cavendish también descubrió el valor de la constante de gravitación universal, el cual se sitúa en 6,74 x 10-11 N*m2/kg2. No obstante, Cavendish pasó por alto dicho descubrimiento y fueron los científicos que le sucedieron los que apreciaron y atribuyeron dicha constante al físico inglés.

  • Capacidades de los condensadores, Ley de Ohm y cargas eléctricas. El carácter retraído de Henry Cavendish le privó de atribuirse grandes descubrimientos en el campo de la electricidad. Y es que el físico inglés se adelantó a Coulomb en deducir que los cuerpos cargados de electricidad se atraen o se repelen con una fuerza inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que los separa; a Ohm al deducir que la tensión eléctrica aplicada a una resistencia y la corriente que pasa por él son proporcionales; y a Faraday al comprobar que los dieléctricos colocados entre las armaduras de un condensador modifican la capacidad de éste. Todos ellos, descubrimientos de una gran trascendencia.

La historia de Henry Cavendish es fascinante a la par que triste. Su legado es incalculable en todos los ámbitos en los que participó, algo tan admirable como su insaciable pasión por la investigación científica. Pero desgraciadamente, su timidez y su reservada personalidad le han privado del reconocimiento que este merecía.

0 comentarios: