• este sitio esta hecho de cuero italiano legítimo de la mas alta calidad de información: facebook.com/LaNubeAmotinada

  • dynamite creative ideas for connect dots artistically into disruption design against photography and conceive this portfolio

  • este twitter tiene una extensa colección de vinilos: @jamesaddicted

Por qué nos gusta mucho más la música de nuestra adolescencia que la que conocemos más viejos

colección-de-vinilos.jpgLa nostalgia, la "tristeza melancólica originada por el recuerdo de una dicha perdida" definida por la Real Academia Española, domina la música. En general, nos domina a todos los niveles. Cualquier tiempo pasado fue mejor torna en verdad universal cuando se habla de determinados grupos o cuando a un nivel personal optamos por escoger las mejores piezas de nuestra juventud para elaborar un relato impecable. Los festivales optan por acudir a las viejas glorias que aún tienen un amplio recorrido y base de seguidores. Los medios hablan largo y tendido de discos del pasado. Las conversaciones en el día a día se centran en cuestiones lejanas y no en el presente. La nostalgia, el anhelo del ayer, melancolía del pasado, nos controla. ¿Por qué?


La música Pop, en un viaje definido por la constante búsqueda de sus propias raíces y la efervescencia juvenil, siempre se ha buscado a sí misma en el ayer. Desde la irrupción del Blues a mediados del siglo XX hasta las constantes imitaciones de géneros pasados del siglo XXI, pasando por el Punk, el Glam Rock o el Grunge, hablar de música implica hablar de emociones que siempre encuentran referentes anclados en la memoria. Bajo dicha tendencia, presente a nivel artístico, subyace un impulso irrefrenable personal y emocional: nuestra tendencia natural a edulcorar la música (pero también el cine, la literatura, los programas infantiles, los deportes, la ropa) que disfrutamos en la juventud de cada uno, en la adolescencia. Allí nos formamos, y esa es nuestra cárcel.


No es nostalgia, es química en tu cerebro


¿Cómo se construye? En nuestro cerebro. Diversos estudios científicos han demostrado que escuchar música libera diversas reacciones químicas en nuestro cerebro. Dopamina, serotonina, oxitocina, sustancias que también se liberan cuando probamos un alimento que nos agrada en especial, cuando vemos una película que nos toca la fibra sensible, cuando volvemos a hablar con una vieja amiga de la que hace mucho tiempo que no sabemos nada, etcétera. El proceso es común a todos nosotros y no hay nada que podamos hacer para escapar de él. Es inútil resistirse: la música está específicamente creada para que le añadamos memorias, recuerdos, sentimientos del pasado y emociones por venir. Si le arrancáramos todo eso probablemente sería inútil.



La parte divertida, la que enlaza nostalgia y música, viene ahora: la adolescencia es el momento en el que la liberación de estas sustancias químicas, ante reacciones o estímulos externos, es mayor. Nuestro crecimiento hormonal entre los 12 y 21 años es extraordinariamente rápido en proporción a los otros años de nuestra vida. Además, nuestra identidad se forja a partir de entonces.


La adolescencia uno de los momentos más importantes de nuestras vidas porque nuestra identidad se forja a partir de entonces. Y la música casi siempre está ahí, directa o indirectamente.


Como explican en Slate, crecer durante la adolescencia implica muchas decisiones, conscientes o no, que nos moldearán cuando seamos jóvenes y adultos. Filiaciones políticas, gustos, modelos de pensamiento. Es cierto que muchas de estas cuestiones se evaporan más tarde en el tiempo, pero también lo es que muchas otras perviven. Se trata de uno de los momentos más importantes de nuestras vidas. Y la música casi siempre está ahí, directa o indirectamente.


¿Y cuál es el resultado? Según David Levine, autor de This Is Your Brain on Music: The Science of a Human Obsession , que nuestras canciones adolescentes son Nuestras Canciones. La nostalgia, por tanto no es una mera imposición cultural o una tendencia de la industria, se asienta de forma indiscutible en lo más profundo de nuestro cerebro, y a partir de ahí es imposible resistirse a ella. Aquella canción escuchada por primera vez cuando estabas conociendo al que posteriormente sería tu novio, o aquella primera chica a la que conociste en una playa del mediterráneo, con apenas quince años, mientras hablabais de ese grupo que tanto os gustaba de jóvenes, son los primeros pasos en una vida autónoma. Son momentos muy importantes.



Volver a escuchar esas canciones, grupos o discos se transforma, por tanto, en un poderoso ejercicio de visión retrospectiva. Para algunos puede llegar a ser, literalmente, volver allí. Al igual que el olor del plato favorito que siempre cocinaba tu madre los domingos, el disco de Estopa que marcó los primeros años de tu adolescencia lo guardas ahora en un especial rincón de tu memoria. Ya no es lo que era, cierto, pero siempre lo defenderás a muerte. Oh, aquel verano en el que mis padres me llevaron por todo el norte peninsular, en coche, con un recopilatorio de las mejores canciones de The Beatles. ¿Qué tiempos aquellos, eh? Es igual que ya sean pasto de las cenizas de un tiempo que no volverá, quedó congelado en 'Ticket to Ride'.


Viajes en el tiempo a través de las canciones


El fenómeno es universal. Tanto, que hay quien se ha aventurado a crear The Nostalgia Machine, la máquina de la nostalgia que de forma rápida y certera te acerca a los mejores éxitos del año que a ti te apetezca. ¿Tu primer gol con el equipo del instituto lo marcaste, digamos, en 1993? Pues aquí tienes un puñado de canciones que quizá te lleven de nuevo hasta esa pista de hormigón con baches por todas partes: 'I Will Always Love You', 'Can't Help Falling in Love', 'Nuthin' but a 'G' Thang' o 'Ordinary World', de Duran Duran, que, paradójicamente, cantaba sobre no llorar el ayer. Quizá viendo las canciones que eran populares en 1993 sí entren ganas de llorar.



Sin embargo, caben peros a esta teoría, que antepone la adolescencia a toda experiencia vital posterior. Seguro que más de uno sois capaces de identificar un montón de canciones posteriores a vuestros años teen que os marcaron a fuego hasta el presente. En mi caso, por ejemplo, pesan más las canciones de los late teen years que de la adolescencia propiamente dicha.


¿La diferencia? Reside únicamente en el impacto emocional que cada uno haya podido sufrir, más joven o más viejo. Parece claro, no obstante, que existe un patrón entre todos nosotros: las canciones de nuestra juventud, sea ésta cuando quiera ser, impulsan cierta pulsión nostálgica, que camina entre la melancolía deslavazada y la apología de lo pasado, que ninguna canción posterior, presente o futura es capaz de crear.


Desde un punto de vista psicológico también se puede explicar. Lo que realmente echamos de menos, como algunos estudios han puesto de manifiesto, no sería un hecho concreto, un día, un acto, como los que hemos enumerado más arriba, y sí una época, un sentimiento


Desde un punto de vista psicológico también se puede explicar. Lo que realmente echamos de menos, como algunos estudios han puesto de manifiesto, no sería un hecho concreto, un día, un acto, como los que hemos enumerado más arriba, y sí una época, un sentimiento. Puede que al escuchar cierta canción no estemos pensando en los examenes de febrero, o en los examenes de segunda convocatoria de septiembre, y sí en los cuatro o cinco años en los que nos movimos entre las bambalinas de la Universidad.


O que tampoco echemos de menos aquella estúpida forma de beber con los amigos, y sí aquellos días de aparente libertad absoluta en los que aún bebíamos en parques. La sensación frente al hecho, de lo concreto a lo general. "El milagro de la memoria", o cómo podemos recordar una canción que no hemos escuchado en años y no somos capaces de pensar qué cenamos hace dos noches.



Quizá por aquí podamos explicar la tendencia aburridísima del fan de Rock medio a denostar toda música del presente y edulcorar el pasado de forma exagerada, poniendo en contraposición cualquier grupo de este mismo año a Led Zeppelin, The Rolling Stones o The Police. ¿Deberíamos culparles por ser esclavos de su propias emociones? Puede que no, pero desde luego hay quien está sacando rédito de todo ello. Cómo entender si no que The Kinks en los ochenta, con unas dos décadas de producción a sus espaldas, parecieran dinosaurios, y que U2 aún hoy continúen publicando discos y llenando estadios, con gran expectación de crítica mainstream y público, más de treinta años después de haberse formado como grupo. La industria ha sabido sacar partido de la nostalgia de la generación que hoy se puede permitir pagar entradas por encima de sesenta euros.


A los artistas también les pasa


Nostalgia y música son términos que van de la mano. Desde lo psicológico, lo neurológico, hasta lo puramente compositivo. Hay muchos géneros que hoy en día viven en un permanente estado de melancolía por el ayer, transmitiendo sus visiones del pasado a sus jóvenes seguidores. Los grupos Shoegaze, aquel género que sublimó en los noventa el feedback, el delay y los muros de ruido, no hacen mucho más que repetir lo que ya se creó en su momento.


Lo mismo se puede decir del Indie Rock, en un bucle del que no parece saber salir. Antes de que los géneros, por pura nostalgia, se repitieran a sí mismo hasta el infinito habían surgido muchos otros que parecían en un permanente estado de lamento por la edad juvenil perdida. De entre todos ellos cabe mencionar el Indie Pop, y aquel laconismo por la adolescencia, triste, adolescencia perdida por veinteañeros y treintañeros que se deleitaban en la ingenuidad de lo inocente y puro.



Al final, de poco podemos culparles cuando nosotros mismos caemos, por tiranía del cerebro, en los mismos defectos. La música es resultado de lo que somos y lo que somos, al parecer, es un montón de sustancias químicas afectando a los diferentes espacios de nuestra cabeza. En esa nostalgia se ha movido siempre la música Pop y nos movemos nosotros. Quizá, aún siendo conscientes de todo esto, no podamos evitar, en unos cuantos años, hablar mal de la música del ahora y ensalzar todos aquellos grupos que nos acompañaron en los difíciles años que fueron desde la infancia hasta la juventud. Realmente no podremos evitarlo: estaremos, biológicamente, destinados a ello.


-

La noticia Por qué nos gusta mucho más la música de nuestra adolescencia que la que conocemos más viejos fue publicada originalmente en Xataka por Andrés P. Mohorte.


















Tras el fracaso del carril bici llega el «carril smartphone»

Chinese-Phone-Lane


He tenido que buscar la noticia en varios medios para comprobar que es de verdad —y al parecer lo es: Una ciudad china establece un carril smartphone en las aceras.


Los adictos al teléfono pueden caminar por él mientras usan el móvil, bajo su responsabilidad. El zagal de la foto iría más seguro caminando por la calzada, entre los vehículos, como hacen el resto de los peatones.


# Enlace Permanente



¿Adicto a tu smartphone?, ya puedes andar con seguridad y confianza, por lo menos en China

cellphones_lane_china


Con el paso de los días, las personas y las ciudades se tienen que adaptar a los nuevos tiempos, por ello las grandes ciudades han tomado medidas para solucionar el tráfico vehicular, colocando carriles exclusivos para bicicletas, autobuses, motocicletas o coches en situaciones de emergencia, pero al parecer estamos ante una nueva implementación que no tiene que ver con coches, sino con personas adictas a mirar en todo momento el móvil.


Y es que en la ciudad de Chongqing, una de las cinco ciudades más grandes e importantes de China y la cual cuenta con 30 millones de habitantes, han inaugurado este fin de semana un carril dedicado exclusivamente a aquellas personas que miran su smartphone mientras caminan, con la idea de reducir los accidentes provocados por las distracciones que ocasiona esta actividad en plena vía pública.


carril_smartphone


El primer carril dedicado a quienes usan su smartphone al andar, estará ubicado en la calle Foreigner, una de las más transitadas de la ciudad, pero el gobierno de la ciudad no descarta hacer más carriles de este tipo en otras zonas dependiendo de la respuesta de esta primera implementación.


Esta idea no es nueva, por ejemplo en Nueva York han hecho experimentos para hacer lo mismo pero con los turistas, ya que mientras los habitantes de la ciudad siempre están apurados, los turistas se detienen constantemente a sacar fotografías y admirar la vista. Por otro lado, el pasado mes de junio, National Geographic hizo un experimento para un programa de televisión, donde se hacía esta división para quienes están usando su smartphone en una calle de Washington, con interesantes resultados, ya que las personas que miran el móvil mientras andan, invadían el otro carril y en ocasiones chocaban con otras personas en la misma situación.


carril_smartphone china


Sin duda el andar y estar escribiendo mensajes o contestando correos en nuestro smartphone es una actividad de riesgo, misma que puede poner en peligro nuestra integridad y la de alguien más, así que una idea como ésta no sé que tanto provoque que las personas lo sigan haciendo, pero bueno, ya lo veremos con el tiempo.


Vía | The Telegraph Imágenes | News.cn


-

La noticia ¿Adicto a tu smartphone?, ya puedes andar con seguridad y confianza, por lo menos en China fue publicada originalmente en Xataka por Raúl.


















Apple Watch: un concepto, 3 colecciones y 34 modelos a elegir

El pasado martes los de Cupertino por fin nos mostraron una nueva categoría de productos que se añadirá a su catálogo a lo largo del primer cuatrimestre de 2015: el Apple Watch. Muchas especificaciones técnicas quedaron en el aire pero una cosa quedó bien clara: el énfasis puesto por la compañía en el diseño y la variedad. Por primera vez Apple lanza un producto con semejante cantidad de modelos diferentes. Objetivo: que no puedas decir que no.

“Hay un Apple Watch para ti”

Así reza el primer slogan que podemos encontrar en el apartado de diseño del nuevo Apple Watch. Aunque desconocemos muchos aspectos internos aún, algunos sólo revelados por tímidas pistas como cuando Tim Cook reveló la autonomía del reloj al expresar “para cargarlo por las noches”, el nuevo juguete de la manzana ha sido completamente desnudado por fuera.

No podemos decir que el Apple Watch sea revolucionario en cuanto a sus funciones pero sí, probablemente, que lo que hace lo hará mejor. NO hace menos que la competencia y continúa siendo un dispositivo dependiente de otro dispositivo pero el Apple Watch hace todo lo que un smartwatch puede hacer hoy en día.

Superadas estas consideraciones previas, Apple ha decidido que todos tengamos un Apple Watch y ¿cómo? Presentándonos 3 líneas de estilo fundamentales, Watch, Watch Sport y Watch Edition, con dos tamaños de caja diferentes (ya vamos por seis), colores diferentes (silver, space gray, oro rojo), materiales diferentes (acero inoxidable, aluminio anodizado) y múltiples correas para elegir. En fin, que ya he perdido la cuenta, pero ésto refleja el interés de la compañía de que el Apple Watch entre por los ojos, bien porque lo veas útil, bien porque lo quieras usar como un complemento de moda, vamos, como un reloj de siempre, salvando las distancias claro está. Exploremos esa enorme variedad de Apple Watch y veamos realmente si “hay un Apple Watch para ti” o no lo hay.

Watch

La colección más “básica” es la llamada Apple Watch. La podremos encontrar en caja de acero inoxidable, en dos colores (plata o gris espacial) y los dos tamaños de caja propuestos (38 mm o 42 mm de altura). Pantalla protegida por cristal de zafiro y tres correas de piel, una pulsera de eslabones, la Milanese Loop y una correa de fluoroelastómero de alta calidad.

En total, el modelo Watch presenta 18 modelos diferentes resultado de combinar diferentes tañamos de caja, color de la caja y correas. Lo vemos a continuación:

Apple Watch 001 600x389 Apple Watch: un concepto, 3 colecciones y 34 modelos a elegirApple Watch 002 600x389 Apple Watch: un concepto, 3 colecciones y 34 modelos a elegirApple Watch 003 600x392 Apple Watch: un concepto, 3 colecciones y 34 modelos a elegirApple Watch 004 600x393 Apple Watch: un concepto, 3 colecciones y 34 modelos a elegirApple Watch 005 600x401 Apple Watch: un concepto, 3 colecciones y 34 modelos a elegirApple Watch 006 600x392 Apple Watch: un concepto, 3 colecciones y 34 modelos a elegirApple Watch 007 600x397 Apple Watch: un concepto, 3 colecciones y 34 modelos a elegirApple Watch 008 600x393 Apple Watch: un concepto, 3 colecciones y 34 modelos a elegirApple Watch 009 600x379 Apple Watch: un concepto, 3 colecciones y 34 modelos a elegir

Apple Watch Sport

Entramos en el segundo gran modelo. Pensado especialmente para deportistas o simplemente para los que gustan de un toque algo más informal o juvenil, el Apple Watch Sport está construido en aluminio anodizado “súperligero”, vuelve a presentar dos tamaños de caja y dos acabado de color (plata y gris espacial). Su pantalla está protegida por vidrio Ion-X reforzado. Y se puede combinar con una correa de fluoroelastómero en cinco colores a elegir. Hablamos ahora de 10 modelos diferentes según combinaciones. ¡Y ya van 28!

Apple Watch Sport 001 600x390 Apple Watch: un concepto, 3 colecciones y 34 modelos a elegirApple Watch Sport 002 600x385 Apple Watch: un concepto, 3 colecciones y 34 modelos a elegirApple Watch Sport 003 600x389 Apple Watch: un concepto, 3 colecciones y 34 modelos a elegirApple Watch Sport 004 600x390 Apple Watch: un concepto, 3 colecciones y 34 modelos a elegirApple Watch Sport 005 600x397 Apple Watch: un concepto, 3 colecciones y 34 modelos a elegir

Apple Watch Edition

Y entramos en el lujo con esta tercera y última colección. La colección Apple Watch Edition la integran tres modelos todos ellos en caja de oro de 18 kilates, pantalla protegida por cristal de zafiro pulido y correas especiales.

Apple Watch Edition 001 600x362 Apple Watch: un concepto, 3 colecciones y 34 modelos a elegirApple Watch Edition 002 600x374 Apple Watch: un concepto, 3 colecciones y 34 modelos a elegirApple Watch Edition 003 600x395 Apple Watch: un concepto, 3 colecciones y 34 modelos a elegirApple Watch Edition 004 600x420 Apple Watch: un concepto, 3 colecciones y 34 modelos a elegirApple Watch Edition 005 600x383 Apple Watch: un concepto, 3 colecciones y 34 modelos a elegir

Como podéis comprobar, el objetivo está claro, y la propia compañía lo marca desde el principio: “Hay un Apple Watch para ti”. Por cierto, o no lo encuentro porque es domingo y ya se sabe jaja, o a Apple le ha faltado colgar en su web uno de los modelos del Apple Watch Edition, ¿será un última sorpresa?


Vía Applelizados

Éstas son las razones por las que los padres creen que debería haber más tecnología en educación

alumna-tablet-1.jpg


Pizarras interactivas, tablets con información dinámica para sustituir a los niños, ordenadores en los que no sólo se puede consultar información sino realizar actividades y hasta libros con contenido que se adapta al alumno. Durante los últimos años, la tecnología ha ido llegando progresivamente a las aulas de nuestros colegios. Pero ¿de verdad es ahora mejor la educación que antes de que pudiéramos utilizar todas estas herramientas? ¿Cuáles son sus principales ventajas?


Samsung ha realizado 1000 entrevistas con padres de niños entre 5 y 15 años respecto al papel de la tecnología en el aula y también fuera de ella. ¿Qué aporta a sus hijos la tecnología? Ayudar a formar a los alumnos para desenvolverse en un mundo actual, facilitar actualizar los contenidos educativos y permitir desarrollar nuevas habilidades a los niños fueron las tres opciones más populares entre los entrevistados, mostrándose el 88% de ellos de acuerdo con estas razones.


que-aporta-tecnologia-1.png


Un 36% de los padres estiman que sus hijos sólo utilizan la tecnología en las aulas "esporádicamente"


El hacer las clases más entretenidas (84%) y el ayudar a formar en el uso responsable de las nuevas tecnologías (83%) son otros de los aspectos más valorados por los padres de los alumnos. Sin embargo, el 36% creen que sus hijos utilizan la tecnología en la escuela esporádicamente, entendiendo como tal menos de una vez a la semana.

Si concretamos sobre dispositivos, PC y portátiles son los que más se utilizan en las aulas, con un 53% en total si consideramos el uso habitual y el uso con frecuencia. En este caso, las tablets se quedarían con un 16%. En cuanto al uso en el hogar, los ordenadores siguen siendo los favoritos de los niños para estudiar en casa, con un 77%. Las tablets suben hasta un 35% pero siguen estando notablemente por debajo de los equipos más tradicionales.


encuesta-educacion.png


Los beneficios de la "mochila digital"


Sólo un 41% de los padres encuestados no habían escuchado hablar del concepto "mochila digital"


Las mochilas de los niños pesan, y mucho. Cualquiera que tenga un hijo o que recuerde su época en el colegio sabrá perfectamente que ésta es una de las principales quejas de los padres. Con las nuevas tecnologías, que permiten almacenar gran cantidad de información en espacios reducidos, ¿no debería sufrir menos la espalda de los más pequeños? La reducción del peso uno de los mayores beneficios de la mochila digital (94%), junto a la ayuda a la hora de hacer los deberes (95%).


Sólo el 68% de los encuestados creen que ayuda a obtener mejores resultados académicos


Entre otros de los beneficios mencionados por los padres está el conseguir reducir el gasto en libros (87%), minimizar los problemas de olvido de libros (81%) y, por qué no, hacer que el estudio sea más entretenido (88%). Sin embargo, sólo el 68% creen que sirve para conseguir mejores resultados académicos.

Curiosamente, la mayoría de padres que aseguraron que la "mochila digital" es interesante y valoraron positivamente sus resultados son los que declaran un uso mayor del PC/Portátil y tablet en su hogar, al mismo tiempo que consideran que la tecnología puede aportar mucho en el ámbito educativo.


Más información | Estudio completo

Imagen | Brad Flickinger

En Xataka | Un ordenador, un reto e Internet: así es esta escuela que promete dar grandes ingenieros


-

La noticia Éstas son las razones por las que los padres creen que debería haber más tecnología en educación fue publicada originalmente en Xataka por María González.


















El uniforme de un equipo ciclista femenino colombiano desata la polémica en Internet

20MINUTOS



  • El equipo del IDRD de Bogotá se presentó con un maillot de una pieza en color carne.

  • Visto desde lejos, da la impresión de que las corredoras llevan el pubis al aire.

  • "Horrible" o "el peor uniforme de la historia del ciclismo", alguno de los calificativos que recibió el uniforme en la prensa especializada.


Uniforme del equipo femenino de Bogotá


El ciclismo femenino encontró su hueco este fin de semana en las redes sociales en todo el mundo, pero no por sus resultados, sino por el singular uniforme que presentó uno de los equipos.


La foto de la presentación de las chicas del equipo del Instituto Distrital de Recreación y Deportes (IDRD) de Bogotá (Colombia) en el Giro de la Toscana, en Italia, dio la vuelta al mundo. Estas corredoras presentaron un original uniforme cuyo maillot de una pieza, en su parte central, estaba creado en color carne.


La elección de este color propiciaba que, desde lejos, parezca que las ciclistas llevan el pubis al aire, en claro contraste con la parte superior y de las piernas del mono, en colores rojo y amarillo.


"Horrible", "ofensivo" o "peor uniforme de la historia del ciclismo" son algunos de los apelativos que recibió el uniforme de este equipo en la prensa especializada.


El Giro de la Toscana finaliza este domingo en la localidad de Capannori.